“Como te he amado”

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp

¡Hola, queridos lectores!

Hoy hablaremos sobre un tema que, personalmente, disfruto mucho tratar.

Empecemos hablando sobre la capital de nuestro cuerpo: el cerebro. Sus células principales se llaman neuronas. Los estudios muestran que existen aproximadamente 86 billones de neuronas conectadas entre ellas para llevar a cabo las funciones del cerebro y todo nuestro cuerpo.

Imaginemos al cerebro como una ciudad llena de vecindario y calles; así es más o menos como funciona. Memorias, conflictos, tristezas y alegrías están situadas en diferentes direcciones y entregadas al sistema nervioso, sistema digestivo, etc.

Existen muchas ventanas en nuestra ciudad capital. Las ventanas más conocidas son las que, en su libro “intelligent Women, Healthy Relationships” (Mujeres inteligentes, relaciones saludables), el Dr. Augusto Cury llama Ventanas de Luz y Ventanas Asesinas, donde las memorias positivas y negativas son almacenadas. Cuando interactuamos o dialogamos con otra persona, activamos una de estas ventanas en nuestro cerebro y en el de ella.

Por ejemplo: cuando alabamos o felicitamos a alguien, creamos una memoria es enviada a la Ventana de Luz, les hacemos sentir motivados y felices con ellos mismos, y, sobre todo, les ofrecemos la posibilidad de ser y hacerlo mejor.

Ahora, cuando degradamos u ofendemos a alguien, automáticamente activamos la Ventana Asesina y, con toda seguridad, la persona sentirá que tiene un terrible sentimiento de culpa, pues no se sentirá capaz de ser o hacerlo mejor. Aquí es donde se almacenan los traumas y las decepciones.

¿Qué clase de ventana normalmente activamos en nuestras interacciones diarias con aquellos a quienes amamos?

La escritora, Elena White nos dice:

La voz y la lengua son dones de Dios, y si se las usa correctamente son un poder para Dios. Las palabras significan muchísimo. Pueden expresar amor, consagración, alabanza, melodía para Dios, u odio y venganza. Las palabras revelan los sentimientos del corazón; pueden ser un sabor de vida para vida o de muerte para muerte. La lengua es un mundo de bendición o un mundo de iniquidad.

Mente, carácter y personalidad, vol.2 p.572

El mensaje de este corto párrafo nos muestra cómo las palabras influyen en nosotros y los que nos rodean, también, cómo estas, usadas sabiamente, tienen un poder divino.

Las palabras de los hombres expresan sus propios pensamientos humanos, pero las de Cristo son espíritu y son vida.

Mente, carácter y personalidad, vol. 2, p. 248

Jesús, el hombre más sabio de todos, habló con mansedumbre, amor y paz. Él aplicó los en su vida diaria los Frutos del Espíritu (Gálatas 5:22-23) y esto fue lo que le distinguió del resto de seres humanos.

Él usó:

  • Palabras alentadoras
  • Expresiones de confort
    Lenguaje claro y de fácil comprensión
  • Con sabiduría y tacto, fue directo al grano tocando los corazones
    y despertando simpatía en sus seguidores

Si trabajamos en aprender estas palabras y aplicarlas en nuestra vida diaria, seremos mejores personas y, sobre todo, otros se sentirán cómodos al pasar tiempo con nosotros. Cristo constantemente enseñó a sus discípulos la manera correcta para relacionarse con los demás. Estas lecciones también son para nosotros, de este modo, podremos seguir su ejemplo.

Si trabajamos en aprender estas palabras y aplicarlas en nuestra vida diaria, seremos mejores personas y, sobre todo, otros se sentirán cómodos al pasar tiempo con nosotros. Cristo constantemente enseñó a sus discípulos la manera correcta para relacionarse con los demás. Estas lecciones también son para nosotros, de este modo, podremos seguir su ejemplo.

Debemos amar a nuestro prójimo y, siempre que nos sea posible, activar sus Ventanas de Luz con amor y cariño.

Háganlo todo con amor

1 Corintios 16:14

Pero recuerda, nada de esto es posible sin la dirección y sabiduría divina. Intentar relacionarte con otros sin Jesús —el Maestro de maestros— será un esfuerzo en vano. Por tanto, ora y pide la ayuda de Cristo. ¡Él escuchará tu petición!

Recuerda:

Un mandamiento les he dejado: Que se amen unos a otros como yo os he amado

Juan 15:12

Que el amor de Jesús permanezca en tu corazón y sea repartido en la vida de otros a través de ti.

Leave a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Girl writes in journal
The Girl Writes is a space created by women for women. Everything in a faith-based perspective. No adaptations necessary. Learn more.

Related Posts

Control and TV displaying Netflix

Adíctos Anónimos

Nice to meet you! I’m Nayara, and I’m an addict. But…addicted to what? A few years ago I started to get addicted to TV shows

LEA MÁS »
es_PE